Viqui Catalán Redón

        "Creo que hay más verdad en la ficción que en la realidad. No soy Natalia Ginzburg ni tampoco Ángel González pero sería el colmo de la egolatría que eso me impidiese hacer lo que más me gusta: jugar con las palabras. Siempre que puedo elijo escribir como manera de pasar el rato.
Colaboro en el programa de Burjassot Radio La línea del cielo escribiendo microrrelatos con la sección Adonde me lleven tres palabras. Desde hace tres años me reúno semanalmente con un grupo de escritoras que dirige la novelista valenciana Bárbara Blasco.
        Estudiamos técnica literaria y entre todas amasamos nuestros textos como horneras que amasan pan. En 2017 gané el segundo premio del Concurso de relatos Queerfest y el concurso de relatos exprés de Hotel postmoderno. He participado en Letring Catch Valencia como Ignacia Realidad con una barba oscura y rizada poblando mi rostro.

        Soy de propensión incauta y me lían con solo mirarme. De pequeña me quisieron mucho y eso me llenó de tiritas los bolsillos de adulta. Asisto al Taller de teatro. Des del Barri del TEM que culminará con una pequeña pieza dentro del festival Cabañal Intim.



 

         Me encanta la frase: ¡Me apunto a un bombardeo! y a mis 41 la única bandera que me enrolla es la que lidera la lucha contra el miedo a vivir. Me gustan el mar, el café con azúcar moreno, bailar con mi hija poniendo caras raras y el amor femenino como tema eterno. Muchas veces me estremezco, pero suele ser del frío de los congeladores abiertos al cielo de las grandes superficies.El resto del tiempo leo, pedaleo y lleno la nevera con mi trabajo de funcionaria de Patrimonio histórico del Ayuntamiento de Valencia. Aunque esto último, si lo pienso, me resulta extraño, como Cósima Piovasco de Rondo me he subido a la rama de un árbol y he quedado a medio camino entre ficción y realidad.¡Y no me pienso bajar!"

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

©2017 by Eva Llopis y Jorge Romero